Lema

Cada año, todas las plataformas educativas de la Inspectoría María Auxiliadora de España, trabajamos bajo un mismo lema que es el hilo conductor del curso. Suele ser un eslogan acompañado de una imagen sugerente y la Palabra de Dios.

En este tercer año de la preparación al 150º de la Fundación del Instituto de las FMA, en el contexto del CG XXIV que se está celebrando en Roma y que dará lugar a la elección de la Madre General que acompañará durante el próximo sexenio a las comunidades educativas del mundo y la celebración del año e la Familia, proclamado por el Papa Francisco, con el deseo de proyectar con audacia el futuro, queremos:

“Ser comunidades generadoras de esperanza en el mundo de hoy, favoreciendo la cultura del encuentro y el cuidado de la casa común”.

Palabra de Dios: “La madre de Jesús estaba allí (…) Haced lo que Él os diga” (Jn 2 ,1.5 )

 

El lema que nos servirá de “hilo conductor” es:

TODOS SOMOS MORNESE

 

Supone una oportunidad de renovación y de dar a conocer nuestros orígenes. Tenemos una magnífica herencia carismática de la cual somos responsables.

 

Explicación del póster

  • Se destaca la imagen del pueblo de Mornese que va bordeando el mundo y se expande en los países en los que actualmente estamos (94). El carisma a lo largo de la historia se ha inculturado. La silueta del pueblo va recorriendo mundo, no se termina de cerrar, quiere representa la apertura y disposición a estar en los nuevos lugares de misión.

 

  • Los círculos presentan un mundo en movimiento, sus colores, los corporativos, verde, naranja y azul. Los viñedos de Mornese, representado por el color verde, nos recuerda también la espiritualidad del cuidado de la casa común. El color de los tejados de las casas, representado por el color naranja, nos invita a pensar en las familias, en el papel que desempeñan en el tejido social. El azul del cielo hace referencia a la espiritualidad, a nuestra fe, a nuestro deseo de Dios.  Verde, esperanza, azul fe y teja la caridad.

 

  • Del mundo en movimiento salen líneas discontinuas, Mornese en salida. Invitación que el Papa Francisco hace a todos los cristianos y personas de buena voluntad, a ser Casa abierta. En nuestro quehacer diario las pequeñas acciones y detalles, se asemejan a las puntadas que María Mazzarello daba y las entendía como un pequeño acto de Amor.

Todos somos Mornese, construyendo el ambiente de alegría, trabajo y oración que allí se vivía. Tenemos la misión que nos ha sido confiada. Sentimos que María está presente como guía e inspiradora, ayudándonos a vivir como comunidades generativas de vida en el corazón del mundo contemporáneo.